Sencillez es aprender a apartar ruidos, obligaciones y necesidades que nos hacen más dificil el camino

Frase de la semana

Sábado entre fresones

Written by Ruth González. Posted in comidas que animen, ecología de vida, mimar el cuerpo, pensamiento positivo

IMAGEN DESTACADA_fresones
Acaba de aterrizar la primavera, y con ella el duende alegre que nos impulsa a cargarnos de energía y disfrutar. El olor de un buen café madrugador que se mezcla con el rocío de la mañana. Los paseos entre los árboles, decorados con brotes de nuevas flores. Los rayos de sol que bailan entre los charcos de lluvia (la poca que nos ha querido regalar este año).
Cada estación va a acompañado de frutas y verduras de temporada. Aunque hoy en día podemos consumir cualquier variedad durante todo el año, es bueno  volver la vista a la naturaleza. Siempre sabia nos aporta lo que necesitamos en cada estación. No en vano las naranjas, que están cargadas de vitamina C se dan de otoño a primavera  cuando más necesitamos de  este aporte vitamínico.
En marzo y abril es tiempo de Mandarinas, kiwis, pomelos, nísperos, plátanos, limones y por supuesto las deliciosas fresas…

Aislados, o cómo hacer una película entre seis amigos

Written by Ruth González. Posted in películas que enseñen, pensamiento positivo, personas que inspiren

IMAGEN DESTACADA_AISLADOS

A la hora de emprender nuevos proyectos, tenemos tendencia a tirar la toalla antes de empezar. Por miedo al fracaso o por pereza.

La mayoría de las veces el fallo está en la premisa inicial, cargada de complejidades. Y que las cosas, cuánto más sencillas mejor. Y sirva como ejemplo la película que vi el domingo pasado en Versión Española: “Aislados”.

A mal tiempo…buena cara

Written by Ruth González. Posted in libros que ayuden, pensamiento positivo, personas que inspiren

IMAGEN DESTACADA_ amal tiempo

Me enfrento al reto de mi primer post. Y antes de escribir en la inmensa nube de la red, uno se pregunta por qué quiero que me lean. Decir que el objetivo de un blog es escribir para uno mismo sería caer una vulgar hipocresía. Para eso bastaría un diario de esos que se guardan con llave en un cajón.

Aunque cada vez es más cierto, que hay cosas que jamás contaríamos a nuestros vecinos pero que muchos empezamos a subir a las redes sociales sin ningún tipo de vergüenza. Mil ojos escudriñando internet parecen que intimidan menos que la mirilla de la puerta…