Sencillez es aprender a apartar ruidos, obligaciones y necesidades que nos hacen más dificil el camino

Frase de la semana

Movimiento Slow

Written by Ruth González on. Posted in alimentos de temporada, ecología de vida, enriquecer el espíritu, pensamiento positivo

A ver si nos suena:

Entro a trabajar a las 8 de la mañana, como un sándwich de máquina y salgo a las 8de la noche. Corro entre atascos a ver a mis hijos al menos cinco minutos.  Mientras preparo la cena pienso en lo que tengo que comprar en el supermercado; mientras compro en el supermercado, repaso mentalmente las facturas del banco; sudo, corro, mi espalda está llena de contracturas; duermo mal y mi mantra diario es: “no me da tiempo”, “no me da tiempo”, “no me da tiempo”………

…….ssssssssssssSLOOOW…….imagen destacada_slow

Párate y obsérvate, porque cada vez hay más gente concienciada en que el cambio es posible.  Es el Movimiento Slow. Y llevarlo a cabo depende de uno mismo.  Lo que proclaman es algo  muy básico: incorporar nuevos hábitos que permitan disfrutar de cada minuto de nuestro tiempo. Sus premisas son  tan obvias no debería existir la necesidad de crear una corriente bajo el paraguas de un  nombre o icono. Pero algo nos ocurre en la sociedad occidental para que tenga que existir un movimiento que nos lo recuerde.

Y es que nos movemos sin disfrutar del camino. Asumimos las horas extras en el trabajo como algo meritorio para nuestro desarrollo, cuando en realidad nos  estamos boicoteando a nosotros mismos. Porque regalamos  nuestro tiempo de ocio  a la empresa; que no nos paga  esas horas extras y por ende  defrauda a hacienda y a la seguridad social. Un tiempo que no dedicamos a la educación o atención de nuestros hijos; a  nuestra lectura, ejercicio, paseo o simplemente al “dolce  fare niente”; es decir al arte de  no hacer nada.

Comemos comida rápida; viajamos todos en las mismas fechas, apostando por aglomeraciones y estrés vacacional. Y trasladamos esa presión a nuestros hijos, que se ven sometidos a innumerables actividades extraescolares que potencian su desarrollo intelectual, pero que están muy  lejos de motivar  la inteligencia emocional y afectiva, el vínculo social, los juegos y la relajación. Un germen  para crear  futuros individuos estresados.

El Movimiento Slow nos recuerda que el cambio está en cada uno de nosotros. Somos quiénes generamos nuestros hábitos. Y  lo mejor es que podemos  ir incorporándolos poco a poco. Hoy voy a  crear un hábito nuevo como, por ejemplo,  observar el camino de vuelta a casa viendo los edificios que nunca me paro a mirar, o los árboles que los flanquean. Prestaré atención a  los distintos olores y sonidos. No sólo hay ruidos de  claxon, sino también  ladridos de perro, risas de niños, ulular del viento o el trinar de pájaros.

El Slow movement, apadrina:

Slow Food que no es más que disfrutar saboreando los alimentos  y entregarse al placer de comer alimentos sanos, y respetuosos con el medio ambiente;

- Slow Cities,  para disfrutar de plazas y sitios de encuentro y favorecer el comercio local y productos autóctonos.  Muchas ciudades se han sumado a ello  como Slow Madrid;

- Slow  Schooling, donde se alienta a los niños a jugar, relajarse y darles tiempo para asimilar las cosas;

- Slow Work, donde cada vez hay que ser más conscientes de que  inversión de tiempo no es sinónimo de productividad

- Slow Sex, donde preparar un ambiente romántico y dedicar  tiempo entre los dos no debería  relegarse a ocasiones especiales  sino  ser una sana  costumbre.

Como reza  la página en español de Movimiento Slow:

Concédete un día Slow:  

  • Al levantarte dedícate un tiempo a desayunar tranquilo y visionar el día que tienes por delante.
  • Practica un hobbie sosegado: Pescar, pintar, plantar; pero trata de hacer una sola cosa a la vez.
  • Come despacio. Disfruta de la soledad o de una conversación si estas con más gente.
  • Haz una siesta y tómate una hora extra en la cama, te lo mereces.
  • Escribe cualquier cosa. Sumérgete en el día que has tenido
  • Sal de casa y practica el noble arte del dolce fare niente. Lee un periódico, observa las fachadas, etc.
  • Cena un menú con alto contenido en frutas y verduras.
  • Lee un libro en la cama, abandónate a tus pensamientos y fluye.

Porque en días como hoy,  ir despacio es todo un lujo.

Tags: , , , ,

Trackback from your site.

Comments (1)

  • yooooo

    |

    Todos los dias intento saborearlos a tope, sobre todo con mi querido nieto !!- ASI

    esque yo me encuentro entre las que empleas días SLWO”

    Reply

Leave a comment