Sencillez es aprender a apartar ruidos, obligaciones y necesidades que nos hacen más dificil el camino

Frase de la semana

Aislados, o cómo hacer una película entre seis amigos

Written by Ruth González on. Posted in películas que enseñen, pensamiento positivo, personas que inspiren

A la hora de emprender nuevos proyectos, tenemos tendencia a tirar la toalla antes de empezar. Por miedo al fracaso o por pereza.

La mayoría de las veces el fallo está en la premisa inicial, cargada de complejidades. Y que las cosas, cuánto más sencillas mejor. Y sirva como ejemplo la película que vi el domingo pasado en Versión Española: “Aislados”.
Uno piensa en hacer cine y automáticamente piensa en dinero, mucho dinero, dificultad de localizaciones, actores, técnicos, cámaras, focos, y todo un despliegue de medios infranqueable. Por no hablar de la distribución y de la taquilla española. Mejor dedicarnos a vender churros en un puesto en la playa.
David Marqués, director de la película, partió del proceso inverso. ¿Qué es lo que tengo? Una casa en medio del campo en Ibiza, una moto, tres amigos actores, un amigo cámara y un técnico de sonido. Y ¿Qué es lo que me gustaría contar con los recursos que tengo? Y de ahí salió el resto.
La premisa de la película es muy sencilla: ¿De qué hablan dos amigos cuando están solos?
A priori la película puede parecer carente de atractivo. Nada que ver. Durante hora y media el espectador se convierte en un observador-espía de la amistad masculina, durante esos momentos en los que dos personas se siente a gusto sin necesidad de impresionar a nadie. Está rodada en Ibiza, pero bien podía haber sido en Alpedrete. No han buscado mostrar el esplendor de la isla sino que se rueda en la intimidad de una casa campestre. Y las pocas imágenes del mar, hechas en el ocaso, podrían ser de cualquier playa de la costa. Los delirantes diálogos, que parecen hechos de improvisaciones, han sido elaborados a conciencia y con horas de ensayos a sus espaldas. Basta ver una de la secuencia de los dos protagonistas:

Hecha sin pretensiones, por el simple gusto de rodar entre amigos, y sin saber a priori si la película tendría distribución, consiguió en 2005 varios premios en diversos festivales y pudieron llegar a exhibirla en circuitos tan diversos como Francia, Noruega o Rumanía.
Este es un gran ejemplo de que si realmente quieres hacer algo, puedes hacerlo. Y “Aislados” nos da una lección de sencillez.

Tags: ,

Trackback from your site.

Leave a comment